Posts Tagged ‘haiti’

El periodismo, a veces

Hay titulares que sólo pueden ser escritos desde la lejanía. Y traigo dos ejemplos. Estos días un periódico tasaba la distancia exacta a partir de la cual divertirse es inmoral: 100 kilómetros. El kilómetro sentimental es una práctica habitual en periodismo, pero pocas veces se ha exhibido con tanta arrogancia, con una demagogia tan precisa. “Un crucero de lujo fondea a solo 100 kilómetros del horror de Haití”, moralizaba el titular. Quien redactó la información, además, se gustaba haciendo literatura y no dudó en la licitud de bucear en la conciencia de los diletantes e insensibles viajeros: “…muchos otros no pudieron resistirse a la tentación de tomar un cocktail”. No tengo mucho que añadir a los comentarios de los mismos lectores a esa información del periódico. Me limito a citar un par:

Según un informe contrastadísimo, como es habitual en este periódico, a 4785 km de la zona devastada por el terremoto, alguien estaba comiéndose una langosta ¡Y se ha dejado la cabeza sin chupar! ¡Que cínicos y sinvergüenzas!

Poner la comparación de un crucero de lujo respecto al drama de Haití es algo morboso porque no despierta ninguna conciencia.El mundo siempre ha funcionado así. Gente que muere en la miseria y al lado el millonario encendiendo los puros con billetes de 100 dólares siempre ha existido. Los humanos somos así. Lo importante es que al final todos nos morimos, este es el gran rasero que nos hace a todos iguales.

… Y así, hasta casi 900 comentarios.

Broma macabra, ese periódico publicó en el mismo día otro titular que desvela la cara más siniestra de los moralistas sin moral: “El terremoto de la solidaridad digital”. Un ejemplo de lo más pulido de metáfora como obscenidad. La misma sentencia banal y amarillista con la que el diario condenaba a unos turistas, le acaba condenado a él mismo. Para quien no tenga claro que titulares así sólo pueden ser escritos desde la más absoluta falta de empatía, juguemos a imaginar variantes para alguna de las tragedias españolas recientes:

Para el atentado del 11-M: “Los vagones de la solidaridad” o “Súbete al tren solidario”.

Para el accidente de Barajas: “Pista abierta para la solidaridad” o “La solidaridad despega”.

Para un coche bomba de ETA: “Estalla la solidaridad” o “La solidaridad, dinamita para los etarras”.

¿Se hubiera atrevido a publicar algo así quien ahora con tanta alegría se da al lujo de las metáforas macabras? ¿Con qué crédito moral se atreven a condenar aquello que ellos mismos han practicado, practican y practicarán?

Asimilado Rojo

Anuncios